A este se le ocurrió, el 16 de octubre, que iba a llevar al Congreso de forma permanente el dialogo con ETA. “Que Zapatero explique lo que negocia”, reclamó su segundo, Acebes. ¿Pero explicó el PP lo que negoció con ETA en Suiza? Claro que no.

Se han pasado de la raya, una vez más. Esta derecha radical puso en evidencia lo que tenía en las tripas. Y en el escáner, ha quedado claro que el PP está deseando que fracase el proceso de paz, que haya más muertos. Con tal que afecte a Zapatero y les beneficie a ellos, son capaces de lo que sea.

Desde hace años, en las encuestas, el terrorismo forma parte de las primeras preocupaciones en España. Que el PSOE impulse y encuentre una solución, para la derecha supondría un grave desgaste. El error del PP es no haberse sumado al resto de los grupos parlamentarios para apoyar el proceso. Como sí hizo el PSOE en la oposición, con entonces Almunia a la cabeza.

¿A caso alguien está dispuesto a que su hijo, que ahora tiene 8 o 14 años, mañana pueda ser víctima de ETA?

Todo estudiante de ciencias políticas sabe pertinentemente que la negociación implica una condición esencial: la puerta cerrada, el secreto. Si la negociación es llevada a cabo públicamente, fracasa. Es ciencia.

No creo que en el PP haya tanta ignorancia como para no conocer este detalle. Lo saben. La prueba es que Aznar pidió discreción a los medios a la hora de anunciar su negociación, en el 1998. Por lo tanto saben que en esta materia, si se le da demasiada presencia pública al tema, fracasamos. Así pues, declararon estar decididos a llevar permanentemente el asunto al Congreso. Para que los medios lo recojan a diario. Para que la curiosidad de la sociedad no aguante. Para que el Gobierno deba explicar día tras día dónde se encuentra en el camino que podría llevarnos todos al éxito. Y si las estrategias salen a la luz, la otra parte conoce nuestros ases. En definitiva, el intento naufraga.

Al PP le da igual si el proceso de paz se desmorona. Durante años, la violencia le fue bien, electoralmente. ¿Qué son unos muertos más, si a cambio recuperamos el poder? Así se comportaron el 11-M, así se comportan ahora. Lo primero, para algunos, es el poder. Sea cual sea el precio.

Independientemente de la simpatía que le puedan tener Acebes y Zaplana (de Rajoy, ni hablo, claro está que no pinta nada en su casa), el socialista José Blanco realizó una constatación evidente: algún día el PP deberá explicar porque no apoyó al Gobierno en su intento de acabar con la violencia.

Creo que llegará el día de la vida en tranquilidad. Creo que ese día, Batasuna se habrá legalizado ella misma, al cumplir con las condiciones que exige la Ley. Un día en el cual todo sea debatido, con argumentos, y debidamente estudiado, desde las instituciones democráticas. Así debe ser, así es como funcionamos.

Pero para que llegue ese día, debemos dar al Gobierno la posibilidad de intentarlo. A puerta cerrada, claro. Porque sabemos que así se debe hacer. Porque queremos buenas noticias, aunque sea en un año o más.

Opina sobre este post: publica un comentario.

Anuncios