Manifestación de la AVT (Sevilla, 01.10.2006)

En la manifestación que convocó la Asociación de Víctimas del Terrorismo en Sevilla el pasado 1 de octubre contra el diálogo con ETA, una representación de víctimas en sillas de ruedas encabezaba la marcha. Hoy supe por los medios que una de esas personas, ni era víctima de ETA ni utiliza silla de ruedas en su vida habitual. Esa persona se llama Joaquín Merino. Es el marido de una concejal del PP en el ayuntamiento de Umbrete, en Sevilla. Es cojo, pero como consecuencia de una enfermedad, no por un atentado terrorista.

Según ha contado el propio Merino, una persona se le acercó en la manifestación de la AVT, le dio la mano y le agradeció con un “ole” su presencia en la marcha. A lo que él respondió: “No, yo no soy víctima del terrorismo, yo lo que soy es cojo”. Pero a los organizadores de la AVT tuvo que darles igual, este último detalle. Con tal de contar con una silla de ruedas más… Un hecho que se agrava al conocer que, por encima, ese hombre no usa silla en su vida diaria. En cuanto al interesado, no le molestó acabar en primera línea de la manifestación, aparentando ser victima de ETA.

La verdad es que ciertas noticias dan pena. Lamento esta, por las víctimas de ETA y por las personas que, obligadas a ello, deben moverse a diario en silla de ruedas.

Anuncios