Rajoy en TVE 19.04.2007

Es evidente que el actual presidente del PP, Mariano Rajoy, lo pasó mal, anoche en el programa de TVE “Tengo una pregunta para usted”. Mal vestido, pálido, con perlas de sudor en la frente, demasiado rápido en su locución, sonriendo con dificultad, Rajoy miraba al reloj para ver cuando acabaría la tortura, cuando dejaría de rendir cuentas.

Creo que ninguno de los 100 ciudadanos quedó convencido por el jefe del PP y sus vivencias personales. De querer contar correctamente sus experiencias privadas para parecer más próximo a la gente, habría desvelado su sueldo. Como diputado, gana 4600 euros. Pero no sabemos cuanto le añade el PP. Y cuanto saca, eventualmente, de regalillos privados. Hoy, José Blanco dijo sin reparo que cobra 6000 euros al mes, contando el suplemento que le otorga el partido por su trabajo como secretario de Organización. E informó que Zapatero no gana nada como secretario general. Creo que los sueldos de los políticos, al ser representantes del pueblo, deberían poder ser conocidos con precisión por el pueblo.

Anoche, también surgió el debate sobre la definición de una persona normal, propuesto por una ciudadana llamada Olga. Probablemente Rajoy no se ha enterado que considera anormales a mucha gente en España, muy probablemente a una inmensa mayoría de los ciudadanos, que no acuden a sus manifestaciones con banderas preconstitucionales (que al contrario de las de la República, eran de un régimen antidemocrático, ilegitimo y dictatorial). Fue tan torpe que incluso recordó que, cuando era ministro de Administraciones Públicas, subió el sueldo de los funcionarios en un 0%. Y se extraña que en esa época le odiaran los funcionarios y se le recibiera mal en Ceuta. En definitiva, durante el programa, contestó regañando más que informando, fríamente, incluso dijo “coño”, lo cual creo debería intentar evitar en los medios (no es la primera vez que se le escapa).

Podemos resumir las respuestas de Rajoy de la siguiente forma: “soy el que soy, no os voy a sorprender rectificando errores y reconociendo las mentiras del PP. Voy a mantenerme firme, muy a pesar de vuestras críticas y llamamientos a la moderación. Estoy muy abierto al dialogo con Zapatero, el cual solo debe aceptar todo lo que yo quiero”.

Los participantes no le fueron nada favorables. Han sido muy críticos, desde el inicio y hasta el final, con su forma radical de hacer oposición. Cuando uno no está en el Gobierno y no debe responder de una tal gestión pública, que le critiquen tanto como ayer a Rajoy, es una bofetada. Rajoy debe notar que pasa algo con sus posiciones: la gente no adhiere. Por ello, creo que la próxima vez que quieran invitar al líder del PP a un programa similar, seguro que ya no será Rajoy.

Anuncios