Hoy ha fallecido Boris Yeltsin, el expresidente ruso. Me pregunto que harán con su cuerpo. Si desean conservarlo, no creo que necesiten añadirle nada. Y si desean incinerarlo, los profesionales deberán apartarse del horno, por seguridad… Bromas a parte, yo no coincidí con muchas de sus políticas. Pero hoy recuerdo la carcajada que provocó a su homólogo norteamericano Bill Clinton, que ha quedado y quedará grabada en las mejores videotecas de las relaciones internacionales.

Anuncios