Agresión Bono 1

Agresión Bono 2

Los protagonistas del día son policías. Han actuado en defensa de un ministro, José Bono, que había sido agredido por militantes del PP bajo la mirada atónita de toda España. Detuvieron a estos (presuntos) agresores tres días después de la manifestación de la AVT del 22 de enero de 2005. Y por detener a militantes del PP, fueron castigados por la Audiencia Provincial de Madrid a penas de cárcel. Ahora, el Tribunal Supremo ha anulado esta decisión judicial madrileña en contra de los policías, que cumplieron con su deber. Ya era hora de que se reconociera el derecho de las fuerzas de seguridad a investigar una posible agresión a un ministro…

Toda España pudo ver, tanto en fotografías como en vídeos, tres militantes del PP en actitud violenta: Isidoro Barrios y Antonia de la Cruz, dirigentes ‘populares’ en Las Rozas (Madrid), y Carlos María Ruiz, vocal del PP en Carabanchel. Al ministro lo odiaban y le querían dar una paliza. Esto ocurrió después de que el PP de Madrid enviara una circular a sus agrupaciones para movilizar a su gente mediante falacias, en contra de un Gobierno socialista al que acusaba de excarcelar a etarras gracias a una presunto nuevo Código penal aprobado por Zapatero, cuando en realidad el Código penal seguía siendo el del 1973 (probablemente redactado por padres del PP, vista su fecha de entrada en vigor).

El PP convirtió el intento de agresión a Bono en el “episodio más oscuro de la democracia”. Consiguió la muy probablemente injusta dimisión del entonces delegado del Gobierno en Madrid, Constantino Méndez. Con sus gritos y mentiras, quiso lograr también la del ministro del Interior, sin éxito. La sentencia del Supremo desbarata ahora un año y medio de maniobras del PP, como bien destaca El País, que dedica un interesante editorial al asunto, intitulado No fue detención ilegal. Queda una vez más demostrado que somos demasiado buenos con esta oposición mentirosa y sin escrúpulos: un PP que manipula tanto que acaba convenciendo al propio inocente de cualquier culpabilidad. Apostaría cualquier cosa que, ocurrido el mismo episodio bajo el último gobierno del PP, con Acebes en lugar de Bono, son los agresores y militantes de la oposición que hubieran sido condenados a penas de cárcel, y no los policías.

Anuncios