Imaginen que vuelva el PP al gobierno de España y que decidan repasar la programación de TVE, agarrando de cerca el mando de sus contenidos, como ellos saben, como en la época de Urdaci… Serían capaces, con la evolución de sus mentes, de llegar a promover una tele-pipi-caca-pene, además de la manipulación informativa que ya tienen pegada a su reputación por al menos dos generaciones. Me explico.

He leído en elplural.com lo que ocurrió en el telediario de la noche de la cadena pública autonómica Telemadrid, presentado por Fernando Sánchez-Dragó (sí, sí, el que sustituyó a Germán Yanke, que la dirección de “teleEspe” despidió por considerarlo demasiado centrista). El presentador sirvió vino tinto a su invitado, Fernando Arrabal, que hace unos años y en estado de embriaguez, hizo famoso a un programa de TVE presentado por… Sánchez-Dragó. Un intento de montar un nuevo escándalo y, al mismo tiempo, una provocación que suena a insulto al público como al propio Arrabal. Es más, la conversación llegó a tal punto de estupidez que ambos hablaron tan tranquilos de sus penes. El diario digital elplural.com se pregunta que ocurriría en otro país, en caso de asistir a la misma escena en la BBC, la tele francesa o la RAI. O en TVE, con Lorenzo Milá, en pleno telediario… La respuesta es el despido fulminante del periodista, que es una vergüenza de individuo para la profesión. Os dejo con el video, analizado por La Sexta.

Anuncios