Acabo de leer la última entrevista a Rajoy que ha publicardo hoy El País. La conduce Javier Moreno, director del rotativo, que no deja al todavía líder del PP escaparse de las preguntas, aunque sean casi todas incómodas. He sacado dos extractos, que os propongo a continuación. Es de lo más ilustrativo del personaje Rajoy: es el “primero vóteme, que ya le diré luego lo que haré”. A disfrutar, antes de ir a votar a Zapatero con aún más convicción.

Pregunta. Ha habido muchas críticas en los debates por la utilización de datos tergiversados o incorrectos. Las becas. Cuándo el PP llegó al Gobierno en 1996, había 724.599 becas al año, y lo dejó ocho años después con poco más de 400.000. ¿Le cuadran estas cifras?

Respuesta. No. Yo tengo las cifras que da el Ministerio de Educación, y claro, si no me puedo fiar de las cifras del ministerio, tenemos un pequeño problema. Los datos que tengo son que, cuando yo era ministro de Educación, se gastaba en España en educación más porcentaje del PIB del que se gasta ahora. Y había más becas que las que hay ahora, según los últimos datos oficiales.

P. Había más becas, pero la pregunta es: ¿usted entró en el Gobierno con 720.000 y lo dejaron en poco más de 400.000?

R. Yo eso no lo sé. Y no sé si esto es un debate muy entretenido.

P. Número de guardias civiles. Según mis cifras, el número en 1996 era de 125.909; y el 1 de enero de 2004, 118.636, ¿sí o no?

R. Pues no lo sé. Lo que sí le digo es que durante los años de Felipe González, y le puedo dar los datos, hubo pocas ofertas de empleo público.

P. El precio de la vivienda. Durante el Gobierno del PP, hubo un incremento acumulado del 112%, una media del 10% anual. ¿Sí o no?

R. Es que yo no lo recuerdo. Lo que es evidente es que el incremento fue alto.

P. Era usted vicepresidente de aquel Gobierno…

R. Sí, pero… yo me acuerdo sobre todo de los asuntos de mi departamento. Lo sorprendente es que, después de llegar a una situación tan alta, la vivienda siguiera aumentando el 43%.

P. ¿El incremento del precio durante los gobiernos del PP fue entonces una cosa circunstancial, no achacable a la política del PP?

R. No es que fuera circunstancial, es que pasaron cosas no menores, como una bajada de los tipos de interés -que eran superiores al 10% hasta llegar al 3%-, la llegada de muchas personas de fuera, de mucha gente de la UE… Y hubo mucha gente que ahorró en vivienda y compró segundas viviendas. Pero lo que hemos visto en esta legislatura ha sido un espectáculo lamentable. Se ha creado un ministerio para nada, hemos visto medidas contradictorias en ayudas al alquiler… Ha sido un sainete. Para mí, la solución es liberalizar el suelo.

P. Estuvo al frente de cinco ministerios y ahora aspira a presidir el Gobierno. ¿Asume lo que se hizo en los ocho años del PP en el Ejecutivo o pueden esperar los españoles algo distinto?

R. De aquellos ocho años estoy muy orgulloso. Como en cualquier labor humana, se pueden hacer las cosas mejor, pero creo que…

P. Irak, por ejemplo…

R. Es que una situación como la de Irak… Ya lo he dicho: yo no mandaré tropas a ningún sitio sin el acuerdo del Parlamento nacional. Eso lo haré.

Y el resto, señor Rajoy, ¿es que no lo hará? El segundo extracto trata del matrimonio gay, del que Rajoy no quiere aclarar si lo suprimirá o no, por temor a que pierda el voto de los homosexuales de derechas. Y luego dice que él tiene las ideas “claras”…

P. Sobre el matrimonio gay. ¿Es cierto que usted le propuso un consenso a Zapatero, diciéndole: “Mira, vamos a hacer una ley que al final concilie los intereses de todos” y que el presidente lo rechazó?

R. Sí, en su despacho.

P. Ese todos no incluía, naturalmente, a los homosexuales…

R. ¿Cómo que no?

P. Los homosexuales están, mayoritariamente, a favor de tener los mismos derechos que los heterosexuales.

R. De ese asunto hablo en nombre de mi partido, porque soy el presidente. Pero lo que no acepto es que alguien hable en nombre de un grupo de personas. En nombre de los homosexuales no puede hablar nadie. Ni en el de los heterosexuales.

P. En su partido…

R. En mi partido habrá homosexuales, igual que heterosexuales…

P. En este tema, los gays del PP están en contra de la posición oficial del partido.

R. Algunos, algunos. Curiosamente, los que hablan en público. Los que hablan en privado no lo hacen en contra de mi posición. Sobre ese asunto hablé con mucha gente, y me mandaron muchas cartas, y muy fundamentadas. Oiga, esto del matrimonio está regulado en tres países en el mundo. Yo proponía lo que hay en Francia, en Alemania y en el Reino Unido. A mí me parece muy razonable, y comprendo que a otros no se lo parezca. Aquí ha habido una verdadera campaña instada desde el Gobierno diciendo que el PP estaba en contra de los homosexuales. ¿Están todos los países del mundo que no le llaman matrimonio en contra? ¿Está el señor Felipe González en contra? Porque estuvo 14 años y pudo haberlo hecho. Mi propuesta era equilibrada, era sensata, era razonable, y buscaba concitar un poco los intereses, los sentimientos, la forma de pensar de todos. En fin, lo que es este país. Una de las obligaciones básicas de cualquier Gobierno es jugar más a unir que a dividir. Ésa es mi opinión.

P. ¿Sostiene que el PSOE ataca a la familia tradicional?

R. Yo no he dicho eso.

P. Dirigentes de su partido…

R. No, no, tampoco. El PSOE no ha hecho política de familia.

P. ¿Conoce usted alguna familia tradicional que haya entrado en crisis por la aprobación del matrimonio homosexual?

R. Nadie ha dicho nunca nada de eso. Desconozco por qué me hace usted esta pregunta.

P. Ha dicho que esperará el dictamen del Constitucional. Si el Tribunal avala el matrimonio entre homosexuales, ¿mantendría usted la ley o la derogaría?

R. Decidiré en función de las circunstancias del momento. No tengo tomada una decisión sobre ese asunto.

P. ¿No cree que los españoles deberían saber cuál es su posición?

R. Saben que he recurrido el tema del matrimonio.

P. Ya. ¿Y respetará luego el dictamen del Constitucional?

R. Respetaré el dictamen del Constitucional, siempre.

P. Y si el Tribunal la avala, ¿la mantendrá usted?

R. Pues no lo sé. En este momento no estoy en condiciones de decírselo.

P. ¿No cree que los españoles deberían saberlo antes de ir a votar?

R. Quizá. También la decisión del Constitucional.

Anuncios