Rajoy y la cupula del PP despues de la derrota del 9-M

Irse un minuto antes de que te lo pidan. Es la norma que debe saber aplicar todo buen dirigente, pero que Mariano Rajoy parece no estar dispuesto a poner en práctica. Hoy ha desvelado –con gesto y tono cansado– que se queda al frente del PP y se presentará a la reelección como presidente del partido en el congreso que tendrá lugar en junio. Además de pretender ser candidato en las próximas generales. Es una bofetada en toda regla a Esperanza Aguirre, que ya se veía al mando absoluto del PP y aspirante a La Moncloa en 2012. Y también es un bajón de ilusión para muchos militantes cansados de perder, incluso el famoso director de El Mundo, que no ven a Rajoy como el mejor líder para la derecha.

Anuncios