Esta noche hay final de Eurocopa y como vosotros estoy sufriendo la angustia de la espera. Hay ocasiones como esta a las que no podemos faltar ni los menos adictos al fútbol. Aquí en Suiza, la comunidad española, que roza las 100.000 personas, festejará como nunca en caso de victoria. Es más, no estará sola: en este país multicultural, hay un ambiente muy favorable de la inmensa mayoría de la gente de todas nacionalidades y de los medios hacia nuestro equipo. Si ganamos, os prometo una crónica desde las calles de Lausanne.

Anuncios