“He debido ser un gran presidente para la Región de Murcia”. Esto, lo declaró ayer Ramón Luis Valcárcel (PP), jefe del gobierno autonómico desde hace trece años. La frase ya dice todo del personaje. Al menos, tras dar la lata durante años con sus exigencias de agua devastadoras para el Tajo y Castilla La Mancha, este grandullón de la política ha logrado conectar dos neuronas para reconocer que la región manchega tiene problemas de abastecimiento. Bravo.

Anuncios