Llevo bastante tiempo sin actualizar este blog: he pasado unos días imposibles, de esos que acabas con la única gana de dejarte caer encima de la cama nada más llegar a casa, muy tarde, muy muy tarde. El lunes estuve en Madrid, en una reunión convocada en la sede del Ferraz por la secretaria de Innovación y Nuevas Tecnologías del PSOE, María González. Ha sido la ocasión para vernos las caras todos los responsables del área en las distintas federaciones regionales y autonómicas. Una cita muy interesante, ya que se abordaron todo tipo de preocupaciones en relación con las nuevas tecnologías y la Sociedad de la información, sin obviar la autocrítica en la materia, lo cual me pareció de lo más sano. Algunos representantes enfocaron sus observaciones en aspectos muy económicos y empresariales, otros en temas orgánicos y otros en aspectos de ciudadanía y red. Yo más bien venía por este último ramo, aunque me interesó todo lo comentado. Aproveché el foro para recordar a mis compañeros del interior y al ministro de Industria, Miguel Sebastián, la importancia de llevar adelante la promesa electoral de voto electrónico en el exterior. Sebastián no será el responsable de asuntos electorales (que se ubican en Interior), pero es el máximo responsable del Ejecutivo en términos de nuevas tecnologías y su palabra no cuenta poco. Me quedo con el interés que manifestó por todo lo que le expusimos. Me perdí la reunión de la tarde, con la ministra de Ciencia e Innovación, Cristrina Garmendia, y la visita sorpresa de la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín: tuve que salir corriendo a la T4 a pillar el último vuelo para regresar a Suiza. Para colmo, el pájaro de metal acumuló tres horas de retraso. Pero de retraso real, no electrónico, desgraciadamente.

Anuncios