El Citroën C6 que se compra Feijóo, pero que no está fabricado en Vigo sino en Francia
El Citroën C6 que se compra Feijóo, pero que no está fabricado en Vigo sino en Francia

El nuevo Audi A8 que compró recientemente la Presidencia de la Xunta de Galicia fue uno de los puntos más ácidos e hipócritas de la campaña electoral del PP contra los presuntos gastos excesivos del presidente socialista, Emilio Pérez Touriño. El candidato del PP, Alberto Núñez Feijóo, prometió durante la campaña que compraría un Citroën fabricado en la planta de Vigo, para apoyar a esa industria. Lo cómico viene ahora: Feijóo dijo hoy que utilizará un Citroën… modelo C6. “Creo que es el representativo que tiene la marca”, ha señalado el candidato del PP. Pero ese coche, no lo produce la factoría de Vigo, sino una fábrica en Francia. ¡Toma ya: Feijóo incumple a la primera! En la planta de Galicia se fabrican las furgonetas Berlingo y Peugeot Partner, así como los monovolúmenes Picasso y C4 Picasso (de 5 y 7 plazas).

“Creo que deberíamos parar de hablar de esto”, apela ahora Feijóo. Pues mira, no. Vamos a hablar de eso. Su C6, según han confirmado a la Cadena SER, está reservado (¡cuando aún ni tomó posesión como presidente!) y queda valorado en torno a los 60.000 euros. Eso sin blindaje, que es lo más caro y que al parecer ya no es necesario tomar en consideración a la hora de mencionar el precio total, como sí hizo el PP al referirse al Audi de Touriño (en catálogo a 74.000 euros: es decir un coche mejor por apenas 14.000 más que el de Feijóo).

El coche que sí se fabrica en Vigo pero que no le parece lo suficiente bien a Feijóo
El Citroën Grand C4 Picasso, que sí se fabrica en Vigo, pero que no le parece lo suficiente bien a Feijóo

De querer ser coherente y cumplir con su promesa, Feijóo optaría por un modelo fabricado en Vigo, que sin ser una furgoneta puede quedar, por ejemplo, en un monovolumen Grand C4 Picasso. Según el subdirector de la revista Motor 16, el Grand C4 Picasso, fabricado en Vigo, es un modelo que en sus mejores configuraciones no tiene nada que envidiar al C6. Incluso se puede blindar y, de hecho, ya lo habría sido para otros clientes. Además, para estar en tiempos de crisis (argumento de Feijóo a favor de Citroën), el Grand C4 Picasso es tres veces más barato: 22.000 euros en vez de 60.000, ambos precios sin blindaje (lo subrayo, ya que esa opción es obligatoria para todos los presidentes: los de ayer, hoy y mañana).

En el análisis, podemos ir más lejos. Comprando Citroën, el nuevo presi gallego del PP va a favorecer simbólicamente a la industria francesa, cuando el mayor cliente de España (y por lo tanto de la economía española, es decir de nuestros puestos de trabajo) no es Francia, sino Alemania: el país del… Audi. Por otra parte está la pertenencia de Audi al mismo grupo que Seat, la única marca española presente en el mercado.

Veréis, yo no defiendo ni Audi ni Citroën, pero nunca le vi ningún problema al Audi de Touriño. La mayor parte de presidentes autonómicos y líderes políticos en España usan marcas como Audi o Mercedes. Aznar lo hizo, al igual que Fraga. De hecho, en Galicia, fue el PP de Fraga (del que Feijóo fue vicepresidente) el que dejó de usar Citroën por Audi. Por tanto, el socialista Touriño no cambió nada a eso. Hoy en día, el coche de Rajoy como jefe del PP también es un Audi (mientras que, cabe mencionarlo, el de Zapatero como líder del PSOE es un Lancia, elegante pero menos costoso). El coche del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón (PP), también es un Audi, y más caro que el de Touriño. El PP gallego habló de los Audi como coches excesivos para presidentes, cuando su partido en el resto de España no lo entiende de la misma forma. Y cuando en otros países, como Gran Bretaña, la marca oficial es Jaguar… No nos quejemos y reconozcamos que el tema del coche de Touriño ha sido un argumento muy bajo y sucio del PP. Uno entre demasiados.

Anuncios