En su pequeño cuarto de madera escondido en el centro de la torre (“beffroi”), dotado de una cama, un antiguo teléfono mural negro, una mesa y una conexión internet, Fred espera tranquilamente ese ruido sordo que precede la vibrante activación de la Marie-Madeleine, una de las campanas gigantes, situada apenas pocos centímetros detrás del tabique de madera en el que apoya sus hombros.

El “guet” (así se llama en francés) del primer piso del campanario de la catedral de Lausana es uno de los últimos de Europa. Canta las horas de las 22h a las 2h de la madrugada en dirección de los cuatro puntos cardinales. En los siglos pasados, la principal misión de este vigilante consistía en avisar de los incendios. Hoy se conserva viva esta fascinante tradición iniciada en 1405, que el Gobierno suizo acaba de incluir hace unos días en una lista de propuestas a elevar para su inscripción como patrimonio mundial de la UNESCO.

El célebre caricaturista de prensa “Mix & Remix” (Philippe Becquelin) ha desempeñado la labor de 1992 a 2001. Desde el año 2002, la tarea recae en Renato Häusler. Y a veces le remplaza Fred, al que un puñado de amigos acompañamos un rato el sábado pasado, con un buen vino blanco de la región.

Anuncios