Lo uno no quita lo otro. Siento la confusión que se está produciendo en la prensa, que busca una inexistente oposición entre los manifiestos socialistas Mucho PSOE por hacer y Yo sí estuve allí. Se puede haber estado allí y observar que hay mucho por hacer. De hecho, todos estuvimos allí: todos hemos apoyado con gusto y convicción a José Luis Rodríguez Zapatero en su tarea, desde el Consejo de Ministros, una Alcaldía o un atril del Partido. ¿Acaso eso debe suponer que ahora nos quedemos mudos y de brazos cruzados ante las circunstancias que todos conocemos de sobra? “Sois socialistas no para amar en silencio vuestras ideas ni para recrearos con su grandeza y con el espíritu de justicia que las anima, sino para llevarlas a todas partes”, dijo en su día Pablo Iglesias, como queda recordado en el carné de cada afiliado. Hoy es lo que toca hacer, animándose un poco, mal que le pese a los que nos observan con una coherencia no siempre irreprochable.

Hemos de mirar al futuro defendiendo la labor cumplida pero sin prohibición de constatar que algunas cosas debían haberse hecho de otra forma hasta ahora. Igual precisamente esos errores no son tanto de fondo sino de forma. En este análisis, sano e indispensable, está la esencia de la experiencia y del éxito. No podemos pasar de puntillas sobre lo que divide: ¿no hemos criticado al Comité Federal del PSOE por su apatía durante los años Zapatero? Construir el futuro sobre bases sólidas supone una casa más estable frente al primer vendaval. No nos dejemos dividir desde fuera del Partido simplemente por ser capaces de debatir. Un abrazo a todos.

Anuncios