Hoy es un día especial. Cumplo 30 años. Durante mucho tiempo me pregunté lo que pasaría por mi cabeza esta mañana al levantarme. ¿Alegría, angustia, depre, indiferencia? Al final resulta que lo primero que se me ocurrió, aún sentado en la cama, ha sido: ¿pan y mermelada, o cereales? Lo cierto es que el hecho de cruzar esta etapa autoriza un primer balance del recorrido. Y la conclusión es que no me ha ido mal: hasta ahora, he conocido a buena gente y gente buena. Es verdad que quedan muchos interrogantes, como no podía ser otra forma, afortunadamente. En el fondo, esto es lo que nos anima. El camino sigue adelante, con sus curvas y sus emociones. ¡Y sabrosos desayunos!

Anuncios