El secretario general Javier Moreno y mis compañeros más cercanos del PSOE Europa lo sabían desde hace más de un año. Lo comuniqué oficialmente a la Comisión Ejecutiva de la federación el pasado mes de marzo y a mi Agrupación de Lausanne en la última asamblea. Los estatutos del PSOE Europa me permiten un tercer mandato como secretario de Comunicación (siempre que me lo proponga el líder), pero va a ser que no. Necesito apartarme, dar un paso atrás, liberar tiempo para mi vida y mis proyectos personales. Necesito aire.

Apenas tenía 22 años cuando en ese 7 Congreso del PSOE Europa fui elegido portavoz. Acabo de cumplir los 30. Falta una semana para el 9 Congreso: en mi retrovisor aparecen dos mandatos de densa y bonita actividad al frente de la comunicación del PSOE Europa. A esto se suma la innovación política en el segundo periodo. Son años que han forjado una interesante experiencia de ejecutivo para este servidor socialista. A veces, ha sido duro, muy duro.

Si geográficamente el PSOE Europa es la federación más importante del PSOE, orgánicamente su dimensión es modesta. Cuenta con una pequeñísima estructura, con escasos recursos económicos. Funciona gracias a la pasión de los dirigentes de turno y de los militantes que colaboran voluntariamente. Ser ejecutivo del PSOE Europa significa por tanto hipotecar tu vida. Especialmente si eres exigente con la calidad de tu propio trabajo, si quieres ser coherente. “Todo lo que vale la pena hacer, vale la pena hacerlo bien”, me repetían mis padres de pequeño. Lo intenté, desde la posición que ocupé, con las herramientas a disposición y las ideas que se me ocurrieron, para llevar adelante lo que pude. Los que me conocen saben que lo he dado todo, que me dejé la piel, estando cada día al pie del cañón. Lo hice con sinceridad, convencimiento y creo que con sentido de la responsabilidad de cara a los españoles en el exterior. Tengo esa satisfacción moral de no haber pedido nunca nada a mi partido, cuyos vértices tampoco me han hecho regalos en el trato… Me voy por tanto como llegué, casi con la misma dosis de ilusión.

Durante estos dos mandatos en Comunicación, hemos modernizado el nombre de la federación y aplicado normas de identidad corporativa para presentarnos bajo una imagen coherente. Hemos puesto en marcha una página web que hemos actualizado de forma permanente y que cuenta hoy con más de 3700 contenidos, habiendo figurado casi siempre entre las 10 más visitadas del PSOE. Hemos producido más de 420 notas de prensa a la vez que hemos atendido a los medios en todo momento, acudiendo a programas de radio, televisión, trasmitiendo información desde la apuesta por la trasparencia, defendiendo nuestros puntos de vista y replicando a la derecha también a través de mitines y actos públicos. Nos hemos desplegado con éxito por las redes sociales Facebook y Twitter, así como en los blogs y YouTube. Hemos resucitado durante cuatro años nuestra revista Sin Fronteras. Hemos defendido la mejora de TVE Internacional y la introducción del voto por internet. Hemos impulsado la modernización del léxico político, que pasó de emigración a ciudadanía española en el exterior. A título personal, ha sido un honor redactar las ponencias y documentos marco que han servido de base para el debate político en los distintos congresos y conferencias. Hemos elaborado un banco de ideas disponible en internet, pensando en la posteridad. Estoy orgulloso. Me voy con el sentimiento de la labor cumplida.

De cara al 9 Congreso, creo que Miriam Herrero es la mejor candidata a la sucesión de Javier: conoce bien al partido, se sabe las reivindicaciones del PSOE Europa, es trabajadora, leal, tiene equipo y capacidad de gestión política, dispone de buenas relaciones en el ámbito nacional. Además, es muy buena gente: una compañera sana, que actúa en positivo y proyecta una buena imagen. Pase lo que pase, seguiré en algún rincón de la casa. Apoyaré a la nueva secretaria general (ya sabemos que será una mujer) y a la dirección que forme para llevar adelante el proyecto político de esta federación. Creo que es lo que toca cuando has estado en un puesto en el que, a lo largo de los años, has notado lo mucho que te ayuda el simple reconocimiento a tu esfuerzo y dedicación. Muchas gracias, compañeros/-as, y buen camino.

Anuncios