Se han ahogado 9 de unos 400 inmigrantes subsaharianos que intentaron entrar en España por Ceuta. Parece que la Guardia Civil habría disparado balas (reventando flotadores) y lanzado gases lacrimógenos. Independientemente de lo que ha pasado en términos de vulneración de fronteras, que es un hecho, hay que pararse en darse cuenta de la cuestión de base: estas personas se están buscando un futuro fuera de su país. Es exactamente lo mismo que han hecho millones de españoles a lo largo de este siglo. Y lo mismo que se vuelve a ver ahora con la crisis que azota a España. ¿Qué pensaríamos si los aduaneros suizos hubieran disparado contra los españoles que entraron en Suiza en los años 60 como inmigrantes ilegales? ¿Qué ocurriría con los españoles que emigran actualmente si no existieran acuerdos de libre circulación en la UE y con Suiza? Entrarían igualmente en otros países de la UE o en Suiza, de forma ilegal si necesario. Cada cual reflexione sobre lo que está pasando y sobre la política de este gobierno español ultraderechista en una época en la que nuestros propios jóvenes padecen el mismo problema que esos subsaharianos. Aprovechamos por dar la enhorabuena a la Marina italiana, dirigida por un gobierno de izquierdas, y que rescató hoy a 1120 personas que estuvieron a punto de morir en la travesía del mar. Nada más.

Anuncios