“Merecemos una España mejor, Zapatero Presidente, soluciones ahora, PSOE”. Han pasado 10 años de esa campaña bien diseñada, que desembocó en la victoria del 14 de marzo de 2004. Esa noche, un emocionado José Luis Rodríguez Zapatero accedía a la Presidencia del Gobierno para cambiarle el rumbo rancio a un país ennegrecido por 8 años de duro gobierno Aznar. Acabábamos de vivir unos días de intensa mentira del PP entorno a unos atentados que todos teníamos en mente y que, al contrario de la victoria de 1982, limitaron la expresión de alegría por parte de una militancia y de una ciudadanía naturalemente afectada. Empezó una espléndida legislatura en la que avanzamos en los derechos de los ciudadanos desde la igualdad, según la acertada fórmula de Zapatero. Los logros, los conocemos y muchos han marcado la Historia.

A Zapatero le sucedió que su segunda legislatura, entre 2008 y 2011, empañada por la crisis económica mundial, afectó al balance global. Se han cometido errores, evidentemente. Pero hemos de ser capaces de valorar que los progresos que Zapatero aportó a España han sido incomparablemente superiores a lo que se le puede reprochar. Y con el aprecio que le tengo a este hombre, quisiera pedirle que no deje de defender su balance. Somos muchos los que nos reconocemos en la labor realizada, a veces incluso hemos firmado parte de ella. El orgullo de esa etapa es grande. Gracias, Zapatero. Gracias, compañeros.

Anuncios