Desvela el diario Dagens Naeringsliv que en 2009 EEUU reprochó a Noruega la concesión del premio Nobel al presidente Barack Obama cuando aún no llevaba un año en funciones. Así lo escribe Morten Wetlan, diplomático que entre 2008 y 2012 representó a Oslo en Naciones Unidas: relata lo que le trasladó su compañero de Washington, al que el secretario general de la Casa Blanca de entonces, Rahm Emmanuel, reprochó una “adulación sumisa”. Noble molestia, la de Obama ante una condecoración probablemente demasiado precoz. Contrasta con el empeño que el gobierno del PP puso en la última etapa de José María Aznar para conseguirle la medalla de Oro del Congreso de EEUU: entonces España pagó dos millones de dólares (algo más de 1,5 millones de euros) al gabinete Pipper Rudnik para que hiciera gestiones en vista de promover en suelo americano la imagen de Aznar e intentar que le fuera concedida la famosa distinción.

Anuncios