“No lo olvidaré nunca.” Así reaccionó Rajoy en 2008 cuando Acebes anunció que dejaba la Secretaría General del PP. El presidente del PP dijo entonces que Acebes había “hecho una labor extraordinaria con absoluta lealtad”. Esperanza Aguirre metió más la pata, indicando que “pocas personas” como Ángel Acebes “tienen tan claros los ideales que le han movido a la política, la honradez en todos los puestos que ha desempeñado”.

Hoy a Acebes se le acusa de haber autorizado la caja B con la que el PP dopaba su maquinaria para ganar más escaños, incluso propiciado la éticamente muy reprochable compra indirecta por un partido político de un medio de comunicación que le favorecería con mentiras y conspiraciones. Esos serían sus bellos ideales, suponemos. Porque de su honradez (la misma con la que del 11-M al 14-M no supo parar de mentir siendo ministro del Interior) y la de muchos altos cargos del PP hoy imputados, ya vamos teniendo una opinión clara, que tampoco olvidaremos, Sr. Rajoy.

Anuncios