Este domingo 9 de noviembre se consumirá el resultado de la mediocridad política cumulada del PP y de CiU, dos actores incapaces de dialogar y negociar. A la consulta soberanista, organizada en un clima de semiclandestinidad, acudirá una mayoría de votantes convencidos y tanto en el fondo como en la forma, el proceso habrá sido un fracaso.

Este domingo 9 de noviembre, los nacionalistas españoles reñirán con los separatistas catalanes pensando que demostrándoles ese tipo de consideración lograrán salvar el amor del matrimonio.

Este domingo 9 de noviembre, mientras los gobiernos de España y Cataluña seguirán enfocando la atención sobre su pelea para desviarla de sus escándalos así como de su inmovilismo político incapaz de aportar soluciones a la crisis económica que azota a la población, toda Europa tendrá la vista puesta en los 25 años de la caída del muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989. Mientras Alemania (y toda Europa, de hecho) festejará su reunificación, en España se polemizará sobre segregación. Con tal diferencia más que simbólica, no caben muchos aplausos.

Anuncios